11 de febrero de 2012

Robledales albares

Los robledales albares (Quercus petraea subsp. petraea) son muy escasos en el País Vasco. Ocupan zonas de montaña, en general entre los 400 y 800 metros de altitud. En el piso montano el Roble albar coincide en el espacio con el Haya (Fagus sylvatica) y el Marojo (Quercus pyrenaica). En la actualidad el haya es la especie arbórea que ocupa la casi la totalidad de las montañas allí donde no son los pastizales. Sin embargo, el hayedo en las montañas vascas es un bosque joven, con sólo 3.000 o 4.000 años de antigüedad. Desde la Última Glaciación hasta la formación del hayedo parece que hubo un periodo de tiempo en el que otro tipo de bosque ocupó las montañas vascas, seguramente el robledal albar. En la fotografía, el robledal albar de Arbaitza, municipio de Orozko (Bizkaia) en una imagen tomada el 25 de enero de 2012.
Según el último Inventario Forestal, del año 2005, en Araba hay 208 hectáreas de Roble albar, 23 de ellas en Zuia y ninguna en Urkabustaiz y Zigoitia. En Bizkaia hay 142 hectáreas, 63 de ellas en Orozko, 3 en Zeanuri y ninguna en Areatza, Artea, Dima, Igorre, Lemoa, Ubide y Zeberio. Es decir, la casi totalidad de los robledales albares del Macizo del Gorbeia se encuentran en el municipio de Orozko. Las 23 hectáreas alavesas se encuentran en la ladera orientada al norte que se ve mirando hacia el sur desde la ermita de Garrastatxu, a donde se sube desde el pueblo de Baranbio, municipio de Amurrio (Araba), aunque el robledal está dentro del municipio de Zuia. En al fotografía, el robledal de Arbaitza, compuesto por árboles bastante jóvenes, mayoritariamente de propiedad particular, con su característico sotobosque dominado por Arándano (Vaccinium myrtillus), muy ramoneado.
En el libro La vegetación de la Comunidad Autónoma del País Vasco se vincula su existencia a una mayor continentalidad, cuando no a un cierto carácter reliquial y se dice que ocupa laderas orientadas al este, al sureste o al noreste, "en la ladera sur del Gorbeia". Pero como vemos, en el Macizo del Gorbeia se encuentra en laderas con moderada pendiente expuestas al norte. En la fotografía, la explanada de una carbonera excavada para producir carbón vegetal a partir de la madera de los robles.
En esta fotografía, la hojarasca con escarcha del robledal albar de Arbaitza, con hojas con pedicelo y sin lóbulos en su base, lo que las distingue de las hojas del Quercus robur.
Los troncos de los robles albares son muy rectos, más que los del Roble pedunculado (Quercus robur). Las grietas de sus troncos y ramas son el refugio de muchos invertebrados, buscados por el Trepador azul (Sitta europaea), el Agateador europeo (Certhia brachydactyla) y varias especies de páridos, por lo que estos paseriformes son más abundantes en los robledales albares que en los hayedos colindantes. En esta fotografía, tomada el 9 de enero de 2012, el robledal albar de Orortegi, municipio de Orozko (Bizkaia), también con árboles jóvenes y con sotobosque cubierto por Arándano (Vaccinium myrtillus) ramoneado por el ganado y los ungulados salvajes.
Estos robledales albares de los valles al oeste del monte Oderiaga tienen un gran valor ecológico. Seguramente, son reliquias del bosque que ocupó las montañas vascas desde el final de la Última Glaciación, hace 10.000 años, hasta la formación de los hayedos, hace 3.000 o 4.000 años. En la fotografía, el robledal albar de Orortegi.
Estos robledales albares colindan con bosques de Haya (Fagus sylvatica), Marojo (Quercus pyrenaica) y diversas plantaciones forestales. En la fotografía, otra imagen del robledal albar de Orortegi, con Rusco (Ruscus aculeatus) en primer plano.
En esta imagen del robledal de Orortegi, un buen ejemplo de la rectitud de los fustes del roble albar.
En esta fotografía, tomada el 11 de enero de 2012, hojarasca del robledal albar de Orortegi.
En la imagen, del 11 de enero de 2012, tronco de un Roble albar de Orortegi, en el que sus grietas quedan en gran parte cubiertas por líquenes, en los que encuentran refugio numerosas especies de invertebrados.
Otra imagen del robledal albar de Orortegi, donde puede apreciarse la pronunciada pendiente de la ladera donde se encuentra, netamente expuesta al norte.
Imagen contrapicada, tomada el 11 de enero de 2012 en el robledal albar de Orortegi.
Estos son los robledales albares de Orortegi y Arbaitza, municipio de Orozko (Bizkaia), los únicos del Macizo del Gorbeia junto al que se encuentra frente a la ermita de Garrastatxu, municipio de Zuia (Araba). Los tres en las laderas orientadas al norte de tres valles consecutivos con cursos fluviales que confluyen en el río Altube, al oeste del monte Oderiaga. Pincha en la imagen para verla más grande.
En la imagen, la localización de los robledales albares de Orortegi, Arbaitza y Garrastatxu, los únicos del Macizo del Gorbeia. El de Garrastatxu es la mancha de color verde oscuro que hay justo a la izquierda del nombre. La cartografía de los robledales de Orortegi y Arbaitza ha sido posible gracias a Igor Aginako, agente forestal de la Diputación Foral de Bizkaia en Orozko. Pincha en la imagen para verla más grande.

3 comentarios:

Javier Alonso Torre dijo...

Conocía el de Orrotegui, menuda pendiente, pero no el otro. Habra que darse una vuelta y pasearse por él.
El artículo, como siempre, muy interesante

Juan Manuel Pérez de Ana dijo...

El de Arbaiza tiene fácil acceso desde Araneko Harria. Que lo disfrutes.

Ricardo dijo...

Paradójicamente estos robledales no estan en el Inventario de Hábitats de Interés Comunitario, aunque se intentan incluir en otras formaciones, para asegurar su conservación. En La Rioja su presencia se reduce a zonas muy escarpadas, crestones, dónde otras especies crecen peor que el.